viernes, 28 de mayo de 2010

Lapsus Mental

-Vendimos la ultima soga a un joven inocente que dejo de entender la vida-.
Aquel día, el político suspiro y le dio una propina al dependiente de la ferretería.
Como cada mañana su sonrisa de plástico, a juego con su corbata, se mancho de café criticando en el bar de costumbre, como de costumbre.