martes, 1 de septiembre de 2009

Soy

A veces me busco y me cuesta encontrarme, pero reconozco que siempre procuro estar o al menos ir dejando el rastro, pues el pasado y los recuerdos son la perdida o la muerte de algo y yo reconozco que quiero SER y SEGUIR SIENDO.


Han pasado muchos años desde que un imperdible atravesara mi corazón y fue entonces cuando en el espejo comencé a reconocerme. Aquellas canciones en boca de otros me hacían sentir que no estaba sólo, que había más gente que pensaba lo mismo que yo y una mezcla de odio, amor y rabia se activaba en mi interior haciéndome sentir vivo. La calle gritaba mi nombre por todos sus rincones, invitándome a patearla de norte a sur y de este a oeste, sin importar la ciudad donde me encontrara. El mundo entero era el rincon del parque destinado a los colúmpios.

DESPERTANDO

Suena el despertador, pero lo tiene que hacer varias veces, por que no me despierto ni a la primera, ni a la segunda, ni a la tercera,...., Dios!!!! que pereza, creo que pronto tendré que cambiar el sonido, porque ya me voy acostumbrando a este.



Un café bien cargado a modo de palanca para levantar los cierres de mis ojos, que se encuentran sellados por las legañas.


Un pequeño paseo por la red, buscando algo que me sorprenda,...un mail, algo que comprar, otro muerto por la gripe A, ...., hostias lo de la crisis era mentira.


Chasqueo mis dedos y mi perra esta a mi lado dispuesta a salir moviendo su rabito, contenta, feliz y sin necesidad de la insistencia de un puto despertador. Mi primera visita a la calle por hoy, esta noche nadie ha llamado.


Ya estamos calentando motores, el mío y el de mi coche. El cerebro aún sigue descolocado, preparándose para la desgargas de golpes de un nuevo día entre "mis amig@s los humanos" y sus curiosas reacciones.